10 Enero

” 14 kilómetros”

Acuérdate del camino, siente el camino, día a día.

Hay personas que tratarán de hacernos ese camino más fácil. Personas que serán un apoyo, un pilar básico, una parte de la esencia de ese camino llamado vida.

De repente aparecen personas cuya prioridad se basa en facilitar los caminos más adversos. Pilar Bezanilla es un ejemplo de ello.

Creadora de la Asociación 14km, he tenido el regalo de conocerla y sentir la energía positiva que simplemente con su mirada, puede percibirse. Os dejo unas palabras suyas:

”Para mi siempre fué primordial la atención a las personas que llegan de manera irregular. Les estamos dejando quedarse a vivir en España pero al no tener papeles les cerramos todas las vias de integración ( formación, trabajo, ocio….)

Para poner en marcha 14 kilómetros reuní una serie de amigos y conocidos ( personas que en algún momento me habían ofrecido su colaboración) y les hablé del proyecto.Les pedí su apoyo económico así como trabajo voluntario. Desde entonces, marzo 2017, somos ya 100 socios. Como asociación tenemos una cuota mínima de 10 euros mensuales pues se trata de llegar al mayor número de personas . Me gustaría que esta fuera una asociación diferente, dependiente de las personas y no de los gobiernos (en mi anterior trabajo pude comprobar hasta qué punto dependes de los organismos que te financian). Ninguna de las personas que estamos en 14 kilómetros cobramos un sueldo y queremos que los inmigrantes perciban esto, que lo que hacemos lo hacemos porque creemos y confiamos en ellos.

Al trabajar con personas irregulares lo que queremos es integrarles poco a poco en nuestra sociedad, tan distinta de la de ellos. Queremos que salgan de sus casas ( habitaciones) que aprendan algún oficio, que no tengan que esconderse durante los 3 años que tienen que esperar para poder solicitar el permiso de residencia, que cuando llegue ese momento hayan aprendido nuestras costumbres y alguna destreza que les permita trabajar. Es muy dificil permanecer 3 años como si no existieras y de repente tener que conseguir una contrato de trabajo para poder quedarte. Como dije en aquella reunión, son una bomba de relojería y si no les atendemos por el bien de ellos hagámoslo por el nuestro.

En la actualidad contamos con un local en la calle Cisneros 49 que hemos ido acondicionando con la ayuda de voluntarios y de los propios inmigrantes. En el local impartimos diariamente clases de alfabetización y conversación. También hacemos talleres de costura y charlas semanales así como salidas de ocio. Desde el mes pasado contamos con un equipo de fútbol. Gracias a la colaboración de Marcos, un voluntario que se deja la piel con nuestros chicos, podemos disponer los miércoles por la tarde del polideportivo del colegio La Salle de Santander. Aprovecho para dar las gracias al colegio La Salle por cedernos sus instalaciones.
Entre nuestros jugadores tenemos gente con mas o menos destreza en el fútbol pero todos ellos comparten la ilusión de reunirse con amigos, charlar y distraerse por un momento de sus preocupaciones y la inseguridad que les produce el no saber dónde ni cómo estarán el mes siguiente.”

Gracias Pilar por facilitar el camino de tantas personas.

Os invito a que paséis a conocer la Asociación por la Calle Cisneros 49.

9 Enero

” El Camino”

Tanto en el deporte, como en la vida, la actitud con la que afrontes todo, será la base principal sobre la que podrás esforzarte en la búsqueda del objetivo final, la felicidad.

Esa actitud te permitirá ver y entender que esa felicidad realmente no será un objetivo final, sino un camino.

El reto se convierte en un camino, donde todo empuja en un único sentido, sonreír y hacer sonreír. Crear momentos dentro y fuera del deporte donde podamos plasmar y sentir la esencia de esos impactos que se graban a fuego en nuestros corazones.

Quiero que los momentos os transmitan positividad e ilusión. Quiero que disfrutéis del camino, vuestro camino. Sonreirle a la vida, sonreíros a vosotros mismos, crear momentos para recordar.

Dicen que la felicidad es la certeza de no sentirse perdidos. Encontraros, y poner el corazón en todo lo que hagáis.